Todo acerca del hielo seco

El hielo seco es CO2 sólido con una temperatura por debajo de los -78 °C. A presión atmosférica, el CO2 sólido se sublima directamente en gas - sin fase líquida. Esta propiedad única significa que el hielo seco simplemente "desaparece" cuando se calienta, sin dejar residuos ni desechos que limpiar. El CO2 que se utiliza para fabricar hielo seco es un subproducto natural derivado de varios procesos de fabricación industrial, como la fermentación o la refinería petroquímica. El CO2 generado por los procesos de producción citados anteriormente se captura y almacena sin pérdidas hasta que se necesita. Cuando se utiliza el hielo seco, no se produce CO2 nuevo. En lugar de ello, solo se libera el subproducto de CO2 original, por lo que el uso de hielo seco se considera neutro con respecto al carbono, siendo respetuosos con el entorno.



Propiedades del CO2

El dióxido de carbono (símbolo químico = CO2) es un subproducto natural derivado de la respiración, la fermentación y otros procesos industriales; donde existe como un gas no inflamable, incoloro e inodoro. Su densidad a 25 °C es de 1,98 kg/m3, alrededor de 1,65 veces la del aire, lo que significa que el gas CO2 desplaza el oxígeno en el entorno (el CO2 se queda más abajo que el oxígeno).

El hielo seco es la forma sólida del CO2 y tiene un color blanco opaco. Es importante manipular o almacenar el CO2, ya sea en forma sólida o gaseosa, en zonas bien ventiladas con el fin de reducir el peligro de asfixia.

En la tabla detallada que aparece a continuación se muestran las propiedades físicas y químicas del CO2.

El hielo seco se sublima o cambia directamente de sólido a gas sin fase líquida. Se debe tener en cuenta la velocidad de sublimación a la hora de empaquetar un sistema de contenedor, dado que se hace más pequeño. El hielo seco se sublima a una velocidad de 3% a 8% por día, en función de las propiedades termales del contenedor y del perfil de temperatura externa. Un kilogramo de hielo seco se subliman en unos 0,5 metros cúbicos de gas de dióxido de carbono.

Las placas de hielo seco duran más que el hielo seco en pelets, que se sublima más rápido.

* La escala de la imagen que aparece a continuación es solo para fines ilustrativos.







Deposición, sublimación y velocidad de refrigeración

El hielo seco pasa al proceso de deposición o sublimación a la temperatura crítica de -78 °C. Al alcanzar el CO2 temperaturas por debajo de los -78 °C, pasa directamente del estado gaseoso al sólido (es decir, formas de hielo seco) en un proceso denominado "deposición" o "sublimación inversa". En contraste, al alcanzar el CO2 temperaturas superiores a los -78 °C, pasa directamente del estado sólido al gaseoso (es decir, el hielo seco desaparece y se convierte en gas de CO2) en un proceso denominado "sublimación". Durante los procesos de sublimación y deposición, el hielo seco nunca alcanza la fase líquida. Además, no existen residuos ni desechos líquidos asociados al hielo seco.




Nota sobre los pelets de alta densidad





Los pelets de alta densidad se crean mediante dos factores claves: dados de extrusión especializados y peletizadores que producen un CO2 de calidad consistente: esto en contraste a los pelets comunes que son producidos a partir de la compactación de nieve de hielo seco. Mientras que la velocidad de sublimación sigue siendo la misma para el hielo seco normal y el de alta densidad, éste último tardará más en sublimarse por completo ya que hay mayor cantidad de hielo seco por centímetro cuadrado.

El hielo seco de alta densidad cuenta con:

  • una transportabilidad mejorada
  • una mayor durabilidad
  • mayor agresión para aplicaciones de limpieza

DRY ICE PRODUCTION

Contact Cold Jet for more Dry Ice Production & Manufacturing information.